Páginas

Tantas veces como reclamamos justicia y reinvindicamos nuestros derechos, tambien Dios tiene sus derechos que son deberes para con nosotros. Fue Jesucristo quien nos dijo: Dad a Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del Cesar. Pues tomemos nota y cumplamos lo que a Dios le corresponde que le demos: AMOR, ADORACIÓN, GRATITUD Y REPARACIÓN.



29 de septiembre de 2014

HE HECHO LO INIMAGINABLE POR SALVAR A ESTE PLANETA DE TANTA PODREDUMBRE, PERO LAS CRIATURAS NO ME RESPONDEN



¡Ven Espíritu Santo!

Hijos de Dios, la Tierra es una acumulación de pecados de tal índole que el hedor se hace insoportable ante Mi mirada. Yo, Padre Eterno, os hablo.

He hecho lo inimaginable por salvar a este Planeta de tanta podredumbre, pero las criaturas no Me responden y no solo blasfeman de Mí y Me niegan, sino que tratan a Mi divino Hijo como si fuera un objeto en la Santa Eucaristía, y esto hijos Míos, va también por los sacerdotes que no predican la presencian real de Mi hijo en la Eucaristía y que pasan de muchas cosas que ellos saben que están muy mal ante Mi mirada. Yo, el Padre Eterno, os hablo.

Hijos de Dios, no merecéis llamaros así, porque dais más gusto a Satanás que a Mí que Soy el Omnipotente, pero aunque malos y pecadores, sois hijos Míos porque Yo así lo quise. Os pido que reparéis inmensamente tanto ultraje y sacrilegio como se comete con el Sacratísimo Cuerpo de Mi divino Hijo, lo que hagáis por Él es como si lo hicierais por Mí, y si a Él lo consideráis a Mí Me consideráis. Por tanto, ofreced sacrificios, ayunos y misas en reparación de tanto, tanto mal, porque como no reparéis el mal, este va a sofocar incluso a los elegidos. Yo, Padre Eterno, os hablo.

Que Mis Obispos sean valientes y demanden Mis intereses, que Yo pediré precisas cuentas a todos, por cada acción individual que omitan por Mi causa, y lo mismo que pago generosamente por cualquier pequeñez que hagáis por Mi amor o el de Mi Hijo, también pediré cuentas de las omisiones que hagáis, que lamentablemente son muchísimas.

Homilías, cartas,  escritos, folletos, correos electrónicos,  todo sirve para propagar las cosas de Dios y extender la doctrina de la Santa Iglesia que fundó Mi divino Hijo y que también está contaminada por muchos sacerdotes materialistas o mundanos cuyo  ejemplo que dan  a los feligreses es una decepción para ellos. Yo, Padre Eterno, os hablo y os advierto. La paz de la Santísima Trinidad esté con quien crea y ponga en práctica este mensaje.

24 de septiembre de 2014

LOS HIJOS DE LA LUZ DEBEN AYUDAR A CAMINAR HACIA MÍ A LOS HIJOS DE LAS TINIEBLAS



Los hijos de la luz deben ayudar a caminar hacia Mí a los hijos de las tinieblas, porque Yo vine a salvar a los pecadores y no a desentenderme de ellos Yo, Jesús, os hablo.

Hijos Míos, fueron los pecadores los que Me hicieron venir a la Tierra, porque si Yo no los buscó ¿quien se habría interesado por personas cuyas acciones producen rechazo y en muchos casos repugnancia? Yo sé hijos que esto también os sucede a vosotros pero quiero que Me imitéis en todo, sobre todo, en la misericordia. Porque si nadie ama a los pecadores ¿qué sería de ellos?  Hay que odiar el pecado pero no al pecador, y muchos de ellos, se pueden reconvertir y salvar si ven que los hijos de la luz le tenéis amor y los ayudáis.  Yo, Jesús, os hablo.

Todos sois pecadores,  así que todos os habéis vestido con el traje del pecado, pero Yo os toqué con Mi gracia y a muchos les sirvió para reconvertir su vida, a otros las mismas gracias no le sirvieron y las malograron con sus acciones. Yo, Jesús, os hablo.

Son multitud los que tienen en el alma pecados adosados desde hace años, incluso, ya olvidados, pero en Mi presente eterno Yo veo esos pecados y ahí están sin haber sido ni confesados, ni reparados, ni arrepentidos. Por eso, hijos Míos, hijos de la luz, tenéis que rezar por los pecadores, pues cada día mueren multitud de ellos sin penitencia final, ni arrepentimiento. Pero si rezáis con amor y de corazón, Mi misericordia alcanzará a muchos, porque algunos no han salido del pecado por dejadez, no por maldad. Yo, Jesús, os hablo.

Pedid, hijos Míos, ayuda a la Llena de Gracia, que Ella sabe quitar y poner en el alma del pecador como nadie. Yo le di ese poder de ayudar a la salvación de las almas con su intercesión y amor maternal, y unida a Mí, somos Ella y Yo uno solo. Yo, Jesús, os hablo y os instruyó. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.


21 de septiembre de 2014

SI VIVÍS EN LA FE CATÓLICA Y NO LA PRACTICÁIS ES LO MISMO QUE SI TUVIERAIS UNA FUENTE Y AL TENER SED NO BEBIERAIS




Hijos de Dios, si vivís en la fe católica y no la practicáis, es lo mismo que si tuvierais una fuente y al tener sed no bebierais. Pues quien pertenece a la Iglesia Católica y no se aprovecha de sus tesoros es una necedad por su parte, porque en la Santa Iglesia Católica está compendiado todo lo necesario para vuestra salvación eterna y para superar cualquier prueba que os venga en este vida. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

La religión católica es una doctrina muy llevadera y que da santos y saludables frutos de amor y de bien para quienes la cumplen.  Porque quien practica los mandamientos y no mata, no viola, no adultera, hace las delicias no solo de su alma sino de los que conviven con él. Yo, Espíritu, de Dios os hablo.

La guerras, las envidias, los abusos, las injusticias, la corrupción, todo absolutamente todo es fruto de no cumplir los mandamientos de Dios, que sabiamente os lo dio para que todos sin excepción los cumplierais y formarais una sociedad de paz y santidad. Pero quienes se los saltan hacen de ellos una burla y no los quieren obedecer, y así van las cosas en esta sociedad, porque nadie quiere cumplir con las sabias y divinas leyes del Altísimo. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Las guerras, el hambre, las catástrofes  todo son fruto del pecado, y luego os quejáis a Dios de que os manda castigos, cuando esos castigos son consecuencia de vuestro mal obrar. Por eso hijos, los mandamientos que tan sabiamente os dio el Señor a través de Moisés, están inscritos en el corazón de cada hombre, para que aunque no se conozca la doctrina católica, sepa desde su interior lo que es bueno y lo que es malo. Pero el que se ama a sí mismo, el que solo piensa en sí y no en los demás, arrasa con todo lo divino y actúa solamente a su conveniencia, esté bien o esté mal, porque no piensa ni en las consecuencias que acarrea a la sociedad, a su familia, y a sí mismo. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Apuntaos en un papelito los diez mandamientos y cumplidlos todos, sin saltaros ni uno solo, pero aquel que no los quiera cumplir ya en esta vida recogerá sus resultados, porque según se actúe así se recogerá y si siembra maldad y corrupción, recogerá sus consecuencias. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.


18 de septiembre de 2014

DIOS ES AMOR, NO HAY DEFINICIÓN MÁS EXACTA PARA DENOMINAR A VUESTRO PADRE CELESTIAL



Hijos Míos, nadie como un padre ama a sus hijos y procura para ellos todo lo mejor y necesario para su realización como persona y  para que se logren en esta vida.

Pues bien, Dios también es Padre y es el mejor y más competente Padre de todos, y El, procura para Sus hijos lo mejor y lo necesario para que se logren en esta vida y lleguen a alcanzar por medio de la misma, la Vida Eterna. Yo, Jesús, os hablo.

Pero esto debéis creerlo y debéis aceptar que es así, porque si no creéis en la bondad y providencia de vuestro Padre Celestial que es infinitamente mejor que vuestro padre terrenal, ¿cómo pues no dudáis de vuestro padre terrenal? Si vuestro padre terrenal os transmitió la vida, el Padre Celestial os creó y os dio la vida del cuerpo y del alma.  El desea que Sus hijos lo amen, lo veneren, le pidan cosas y se acojan y crean en Su bondad.

Dios es Amor. No hay definición más exacta para denominar a vuestro Padre Celestial. El es Amor, todo amor, y en ese amor están incluidas la santidad, la bondad, la justicia, el bien, la belleza, la sabiduría, todo hijos. Todo está en ese Ser celestial y eterno que es vuestro Padre. Yo, Jesús, os hablo.

Creed en Él, acudid a Él, no os olvidéis de vuestro Padre Celestial que Él no se olvida de vosotros. No intentéis manipularlo con promesas que luego no cumplís, ni actos de penitencia que buscan más vuestros objetivos que los de Él. Ya sabe Él de que tenéis necesidad (Mt 6,32), la mejor forma de darle gloria es cumpliendo en todo momento Su voluntad sin tratar de engañaros, porque en el cumplimiento fiel  de Su voluntad, está  todo vuestro bien y felicidad integrados, pues vuestro Padre Celestial es el Sumo Bien y por encima de Él no hay bien alguno más completo y auténtico, y este verdadero bien, os da la felicidad de cuerpo y de alma. Yo, Jesús, os hablo.

Así pues hijos Míos, hermanos de un mismo Padre, recordad a vuestro Padre Celestial que os amó y os ama como nadie, y ofrecedle Mis méritos que es la mejor moneda que podéis ofrecerle para vuestro bien y Su gloria. Yo, Jesús, os hablo y os bendigo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.