Páginas

Tantas veces como reclamamos justicia y reinvindicamos nuestros derechos, tambien Dios tiene sus derechos que son deberes para con nosotros. Fue Jesucristo quien nos dijo: Dad a Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del Cesar. Pues tomemos nota y cumplamos lo que a Dios le corresponde que le demos: AMOR, ADORACIÓN, GRATITUD Y REPARACIÓN.



21 de agosto de 2014

ACERCAOS A JESÚS SACRAMENTADO QUE ES VERDAD Y VIDA Y CAMINO QUE CONDUCE A LA GLORIA CELESTIAL


¡Ay de aquel que cierre sus ojos definitivamente en el pecado! ¡Ay de aquel! 

Dormidos estáis, hijos de Dios, y dormidos pasareis de esta vida a la otra, pues no despertáis a la vida de la gracia porque no os enmendáis, porque cada día más, tenéis menos fe, y menos amor al prójimo y a vuestro Creador. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

En unos cuantos años toda esta generación estará enterrada definitivamente, y muchos no resucitarán a la vida de la gloria, sino que su destino eterno será el Infierno que nunca se extingue, y cuyos sufrimientos son eternos. Pero parece que esto que os decimos no tiene sentido alguno para vosotros e ignoráis los avisos que os damos, los toques de atención para que pospongáis vuestras vidas y salgáis del pecado. Pero nada, sois sordos a nuestros avisos y a todo lo que os decimos. No creéis en la Biblia, no creéis en los sacerdotes, no creéis en los mensajes, en la santidad de muchos cristianos, ¿entonces en que creéis? Solamente en el dinero que os da poder e independencia y sacia todos vuestros caprichos terrenales y concupiscentes, pero no os da la felicidad, porque la felicidad no se puede comprar con dinero, aunque tuvierais todo el oro del mundo. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Millones de niños mueren de hambre, no solo hambre de pan, sino hambre de amor, y muchos de vosotros vivís solo para vosotros mismos, sin un pensamiento de misericordia para esos niños que consideráis que no son vuestros problemas. Hijos de Dios, el camino que seguís es de perdición, de perdición eterna, y el día menos pensado vuestro Creador os pedirá cuentas, y esas cuentas, se ajustarán según vuestras obras, que si éstas fueron malas, o de egoísmo, eso mismo recogeréis para vosotros. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Acercaos ahora que podéis a Jesús Sacramentado que es Verdad y Vida, que es  verdadero Camino que conduce a la gloria celestial.  Acercaos a Él y orad compungidos ante su presencia real en el Santísimo Sacramento, porque si dais ese paso para reconvertiros, Yo, Espíritu de Dios, que santifica a las almas, no os dejaré y os guiaré con  Mi luz y sabiduría hacia las glorias celestiales. Hijos de Dios, acercaos también a Dios Altísimo en vuestros hermanos, en aquellos que sufren, que padecen hambre de pan y de afecto. Acercaos al enfermo, al anciano, a los moribundos, porque ahí también está Dios viviendo y padeciendo en ellos. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

14 de agosto de 2014

ACUDID A VUESTROS ÁNGELES DESEOSOS DE AYUDAROS, SATANÁS LOS TEME PORQUE ESTÁN LLENOS DE AMOR A DIOS



Hijos Míos, nunca como hasta ahora debéis invocar a Mi Santo Espíritu y pedirle el don de fortaleza y todos los demás dones, que serán como armas infalibles para vencer la batalla del mal que Mi enemigo mortal está suscitando por todas las partes del mundo, y en todos los colectivos. Yo, Jesús, os hablo.

No creáis que porque seguís un plan de vida espiritual podéis vencer esta lucha escarnecida contra le fe católica y Mis enseñanzas, contra Mi divina Persona y Mi Santísima Madre. Sois humanos, con muchas limitaciones en todos los campos, por eso, debéis redoblar la vida de piedad y dar a vuestras almas alimento extra por todo lo que está pasando y os puede sobrevenir. Yo, Jesús, os hablo.

Si en una vida normal y sin persecuciones sois débiles y caéis una y otra vez, imaginaos lo que podéis caer si no estáis preparados para la guerra de Satán y sus secuaces, cuyo odio es extremo y su furor contra todo lo que sea Mío es intenso también. Yo, Jesús, os hablo.

Mi Madre es la vencedora de Satanás y debéis refugiaros en Ella. Vivid su consagración con amor y entrega, con fe hacia la que también es vuestra Madre, y no tengáis miedo, solo estad preparados para soportar el mal y poderlo vencer, que sin la ayuda del Cielo vuestras fuerzas serían nulas. Yo, Jesús, os hablo.

Acudid hijos a vuestros Santos Ángeles Custodios, dispuestos y deseosos de ayudaros cuantas veces hagan falta. Satanás los teme porque son espíritus angélicos, llenos de amor a Dios. Y tanto como él está lleno de odio, en la misma medida están ellos llenos de amor hacia Mí y hacia la Santísima Trinidad. Así que tenedles devoción y confianza e invocadlos una y otra vez en situaciones de peligro, de tentación, de temor, de angustia y de desesperanza. Yo, Jesús, os hablo.

Y Yo, vuestro Hermano y Salvador, no os dejaré a merced de vuestras fuerzas, pues se que son flacas, limitadas e insuficientes. Por tanto, no temáis la perversión de Satanás, que él ante un alma que está unida a Mí o a Mi Madre, nada puede. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.


8 de agosto de 2014

VIDEO/MENSAJE DE LA SANTISIMA VIRGEN (138)

BRILLARÁN EN EL CIELO CON UNA LUZ DIFERENTE PORQUE SERÁN LOS MÁRTIRES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS



Hijos Míos, sois muchos de vosotros los que llevando una vida santa y de entrega a Mí, tendréis que padecer, porque hijos, el mal esta tan avanzado y es tan inmenso que necesito almas victimas que no Me escatimen ni amor, ni sacrificios. Yo, Jesús, os hablo.

Pero no temáis al sufrimiento que Yo os pueda pedir, porque aparte de que tendréis Mi gracia para soportarlo, no será mayor de lo que vuestras fuerzas puedan aguantar, eso sí, necesito que en espíritu de generosidad aceptéis lo que os venga, que para unos serán padecimientos físicos, para otros sufrimientos morales y para otros  las dos clases de sufrimientos. Yo, Jesús, os hablo.

Es gracia especial que os concedo haceros participes de Mis sufrimientos en vuestros cuerpos y en vuestras almas. Seréis muchos perseguidos, marginados y padeceréis injusticias. Otros seréis ignorados, despreciados, calumniados, pero todo estará previsto por Mí y todo tendrá un límite puesto por Mí, porque Yo no Soy un sádico que desee que sufráis así como así, solo que hijos Míos, necesito aplicar a muchas almas vuestros sufrimientos, si estos son aceptados con amor, valentía y generosidad. Yo, Jesús, os hablo.

Algunos ya Me habéis dicho que sí. Otros os habéis adelantado a Mis deseos ofreciéndoos voluntariamente según Mi Santo Espíritu os ha inspirado. Otros os habéis ofrecido a Mi Santa Madre, y así hijos, con vuestra generosidad y disposiciones, este ejército de valientes que Yo dispongo, vencerá muchos males y ayudará a otras almas a salvarse, todo hijos Míos, en Comunión Conmigo. Yo, Jesús, os hablo.

Esto va también para Mis sacerdotes, aquellos que no se reservan nada para sí mismos y todo Me lo han dado, incluido su voluntad. Estas personas tanto laicos como sacerdotes, brillarán en el Cielo con una luz diferente, porque serán los mártires de los últimos tiempos. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.




5 de agosto de 2014

EN MUCHAS FAMILIAS ESTÁIS PADECIENDO SUFRIMIENTOS MUY GRANDES Y NO SABÉIS DE DONDE OS VIENEN



                                          Alabado sea Dios


Hijos de Dios, soy Miguel Arcángel quien os habla y me dirijo a todos vosotros para pediros oraciones, novenas, letanías, Misas y todo lo que podáis darme, porque Satanás está enfurecido y quiere perderos eternamente, y de ahí, que yo libro una batalla contra él y sus secuaces y deseo que vosotros me acompañéis en esta batalla con vuestras aportaciones, que aunque os parezcan pobres o limitadas, si se hacen de corazón son muy valiosas ante los ojos de Dios Altísimo. Yo, Miguel, os hablo.

 Una simple jaculatoria que me hagáis a lo largo del día, mientras conducís, coméis o camináis, todo ello servirá para fortalecer mi ejército contra la lucha a Satanás. Porque él de una simple invocación que le hagan la utiliza contra las almas, la Santa Madre Iglesia, y contra todo lo bueno que existe en este planeta. Por tanto, hijos de Dios, no dejéis de rezarme, de invocarme, de pedirme auxilio en los momentos de dificultad, y sabed que vuestros Ángeles y toda la Corte Celestial están con vosotros, para que ésta batalla del mal contra el bien sea ganada por la verdad que es Cristo y Su Santísima Madre. Yo, Miguel Arcángel, os hablo.

En muchas familias estáis padeciendo sufrimientos muy grandes y no sabéis de donde os vienen. Discordias entre vosotros, peleas, enfrentamientos familiares. Hijos de Dios, aparte de invocadme rociad vuestros hogares con sal exorcizada, agua bendita y tened sacramentales en vuestros cajones y dependencias para ahuyentar la furia de Satanás, el cual,  se entromete por cualquier sitio, dado que él se cree ahora un dios con poderes, pero esos poderes no le durarán lo que él quisiera, porque pronto se le anudarán y será confinado eternamente al Infierno que es su lugar más apropiado. Yo, Miguel Arcángel, os hablo. Animo, hijos de Dios, que no os amilane el miedo, que no os frene el temor, Dios y la Virgen Santísima están con vosotros y si vosotros no los dejáis, tampoco ellos os dejarán. Yo, Miguel Arcángel, Príncipe Celestial, os hablo y os advierto.

4 de agosto de 2014

LAS GUERRAS Y LAS MALAS NEGOCIACIONES DE LOS PAÍSES ESTÁN LLENANDO LA TIERRA DE SANGRE Y LÁGRIMAS



Hijos Míos, los Sagrados Corazones de Mi Santísima Madre y el Mío están llenos de congoja. Yo, Jesús, os hablo.

Qué triste es ver como las guerras y las malas negociaciones de los países que todos buscan su propio interés, y ninguno un bien colectivo que a todos les valga, estén llenando el planeta Tierra de sangre y lágrimas, porque entre la sangre de los que mueren, el dolor de sus familiares al perderlos, entre el temor y el tormento moral de todos los habitantes al oír noticias tan nefastas y el temor de que les pueda alcanzar estas atrocidades, este planeta está de duelo riguroso por todo ello y también nuestros Sagrados Corazones. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos Míos, que lamentáis tanta catástrofe, os pido que arriméis vuestra aportación con oraciones, ayunos, sacrificios y mortificaciones. Hijos, hacedlo todo en estado de gracia, sin pecado, para que no se pierda nada y todo suba a nuestro Trono. Yo, Jesús, os hablo.

Sacerdotes de mi divino Corazón, ofreced el Santo Sacrificio  de la Misa por la paz del mundo, una Misa bien celebrada, con fe, amor y entrega, aplaca mucho la justicia de Mi Padre Celestial, porque hijos, guerras, crímenes, atrocidades, las ha habido siempre, pero Yo os digo que esta vez es la guerra del Infierno contra el Cielo y alcanzará a muchos de una forma u otra, bien moralmente, bien físicamente. Por eso, a todos os incumbe la paz, la paz de Dios, no la paz de los hombres condicionada y vulnerable. Hijos, orad junto a Mi Santa Madre y ofrecedle perlas de oraciones, de amor y de sacrificios, Ella os lo agradecerá, y bendecirá con creces todo lo que hagáis por estas intenciones. Yo, Jesús, os hablo.

No seáis impasibles ante el dolor de vuestros hermanos extranjeros. Aunque no los conozcáis haceros uno con su dolor, como si estuviera pasando en vuestro país, como si os sucediera a vosotros mismos, porque en nuestros Sagrados Corazones todos sois uno mismo y por todos ofrecí Mi Preciosísima Sangre y Mi Madre Sus dolores.  Invocad y haced coronillas y novenas a Mi Arcángel San Miguel quien libra y librará esta terrible batalla del mal contra el bien durante todo el tiempo que dure, el es poderoso y fuerte, pero con vuestras oraciones le ayudáis a alcanzar cuando antes la victoria, porque el os ama y recoge lo que le ofrecéis con inmenso amor. Yo, Jesús, os hablo.

Mi paz os doy y os pido que la mantengáis con vosotros viviendo en comunión Conmigo y en gracia de Dios, nada más eficaz para vencer el mal que arrancar de vuestras almas el pecado. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.