Páginas

Tantas veces como reclamamos justicia y reinvindicamos nuestros derechos, tambien Dios tiene sus derechos que son deberes para con nosotros. Fue Jesucristo quien nos dijo: Dad a Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del Cesar. Pues tomemos nota y cumplamos lo que a Dios le corresponde que le demos: AMOR, ADORACIÓN, GRATITUD Y REPARACIÓN.



19 de abril de 2015

YO SOY LA VID Y VOSOTROS LOS SARMIENTOS QUE UNIDOS A LA VID DAN MUCHO FRUTO



Corredentores  son todos aquellos que llevando su vida anegada en sufrimientos y  viviendo en  unión Conmigo,  ofrecen  los  mismos  por la salvación de las almas. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos, lamentáis mucho el sufrimiento, incluso ajeno, y creéis muchas veces equivocadamente que es un castigo de Dios. Si supierais el valor inmenso que es el sufrimiento aceptado y ofrecido,  lo pediríais  a gritos. Yo, Jesús, os hablo.

No Me pidáis que os quite la cruz, sino que os ayude a llevarla. Pedidme que os de fuerzas para llegar al final de vuestra existencia con la cruz o sin la cruz, pero siempre en comunión Conmigo. Yo Soy la Vida y la Virtud en plenitud, y el que está unido a Mí, participa de la vida de la gracia y de la plenitud de Mis virtudes, según sus disposiciones.  

Mi Santa Madre no cerró los ojos a Mis torturas, ni se quedó alejada de Mí a pesar de que su dolor era acérrimo.  No pidáis que os quite la cruz que es el signo del cristiano, sino que os dé fortaleza para llevarla, y lo mismo, cuando pedís por los cristianos perseguidos, pedid para ellos fortaleza y perseverancia y Yo, Jesús, os escucharé y se las daré. Porque quien lleva su cruz o sufre injusticia o persecución, son bienaventurados (Mt 5, 3-10) Yo, Jesús, os hablo.

Al pensamiento humano esto es difícil de aceptar pero es así, quien sufre y lo ofrece tiene la gloria asegurada, no sólo la de él, sino la de otras muchas almas, todo hijos, en comunión Conmigo. Porque Yo Soy la vid y vosotros los sarmientos, y los sarmientos unidos a la vid, dan mucho fruto  (Jn 15, 1-5)  Yo, Jesús, os hablo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

12 de abril de 2015

NO PERMITIRÉ QUE CONTRAVENGÁIS MI PALABRA LO QUE DIOS DICE VALE PARA TODAS LAS GENERACIONES


Atormentadas viven muchas almas que Me son fieles, pensando en el día de la tribulación. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos  Míos, lo que tenga que ser, será, pero quien vive unido a Mí y a Mi Santa Madre,  pasarán la tribulación con Nosotros que no los dejaremos en momentos tan angustiosos. Eso no quiere decir que os relajéis, quiere decir que estéis preparados porque no sabéis ni el día, ni la hora, pero que confiéis plenamente en Nosotros que os amamos y no os dejaremos en las pruebas que os esperan. Aunque a veces os parecerá que no os oímos, que no respondemos a vuestras súplicas. Hijos, no perdáis la fe, que Nosotros somos inmutables y no abandonamos  a quienes nos sirven con amor y fidelidad. Confiad en Mí hijos, confiad en que Yo estoy con vosotros y ofreced todas las angustias por la salvación de tantas y tantas almas que no están preparadas para ninguna prueba, porque viven como la cigarra, alegremente cantando, sin proveerse nada para la tribulación. Yo, Jesús, os hablo. 

No dramaticéis, sed coherentes  con las Escrituras y no inventéis nada, lo escrito, escrito está. Y si oráis,  todo se os suavizará porque la oración es un tributo a Dios que calma su justa cólera. Pruebas las ha habido siempre a lo largo de la historia de la  Humanidad. Yo siempre he tenido que intervenir  por causa del pecado que coge dimensiones atroces, pero en esta época el pecado no sólo ha cogido dimensiones atroces en todos los campos, sino que se le denomina como un derecho del hombre qué puede disponer de su cuerpo y libertad a su antojo. No, hijos, no. No permitiré que contravengáis Mi palabra, lo que Dios dice vale para siempre y para todas las generaciones y lo que era pecado en el principio de la Humanidad, lo es también ahora, porque el pecado no está justificado ni con las modas, ni con el mundo. Por eso, no os engañéis, los Mandamientos siguen vigentes y quienes los quebranten, allá él o ella, porque tendrán que pagar por ello atrozmente. Yo, Jesús, os hablo.  


Las virtudes siguen siendo virtudes también en esta época y lo que antes era bueno, sigue siéndolo ahora. Por tanto, no hagáis distinciones, la castidad sigue siendo santa ahora igual que antes y quien peque contra ella peca mortalmente y será juzgado severamente. Yo,  Jesús, os hablo. Las leyes divinas prevalecen a las humanas, las diga quién las diga. Los Diez Mandamientos son actuales y debéis enseñarlos en las Parroquias  y a vuestros hijos. Yo, Jesús, hablo y os aviso. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.










10 de abril de 2015

I N F O R M A M O S



Que este blog mantendrá colgando mensajes hasta el día 30 de junio del presente año. Hasta esa fecha se recopilaran en un libro que editaremos, todos los mensajes desde el año 2012. A partir de esa fecha se abrirá un nuevo blog que en su momento anunciaremos. Damos así gusto a varios de nuestros lectores que reiteradamente nos lo han pedido.

5 de abril de 2015

LOS ÁNGELES CANTAN UN CONTINUO ALELUYA PORQUE MORÍ Y RESUCITÉ Y OS TRAJE LA SALVACIÓN



Hijos Míos, gran día es hoy Viernes Santo en que Yo, Jesús, de Nazaret padecí por vosotros y he consumado la Redención que desde siglos estaba anunciada. Yo, Jesús, os hablo.

Cielos y  Tierra se  alegran y se conmueven  ante la inmensidad de Mi amor  infinito, y los  Ángeles cantan un continuo Aleluya  porque  Yo, Jesús, morí y resucité y  os  traje a  todos  la  salvación. Qué  dolor  tan inmenso  es para  Mí y los  bienaventurados  ver  que a  multitud  de almas no aprovecharan Mis sufrimientos, ni el  derramamiento  de Mi Preciosísima Sangre.  Quien no se salva es   porque  no  quiere  y rechaza una y otra vez los toques de Mi gracia.
 
Esto hijos es muy  doloroso, porque Yo por cada uno volvería a morir, pero cuando no quieren nada Conmigo y reniegan de Mí y Me escupen blasfemias, risas y burlas es para Mí peor que cuando Me lo hicieron en Mi dolorosa Pasión, porque ya han pasado siglos para creer y comprobar que Yo fui el Hijo de Dios que vine a salvaros de la muerte eterna. ¡Con cuánto amor lo hice! Mi Madre dolorosa al pie de la Cruz, soportando todas las ignominias que Me hicieron y todos los tormentos que Me proporcionaban. Ella sufrió lo que no podéis imaginar, sólo en la otra vida sabréis con exactitud el alcance de sus dolores. Yo, Jesús, os hablo.  

Hijos, tratad de vivir una vida cristiana de servicio a los demás y de culto a Dios, porque la vida avanza a pasos agigantados y lo que no hagáis mientras vivís de bueno ya no lo podréis hacer nunca más. Que se llenen vuestras alforjas de obras de amor que os avalen en la hora del juicio y Yo Me olvidaré de vuestros pecados si amáis de corazón a Dios y al prójimo. Yo, Jesús, os hablo.  

Que la Semana Santa sea para vosotros un medio para reconvertiros y comprometeros más con una vida cristiana, y lleguéis al final de vuestros días con el alma y la conciencia en gracia de Dios. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.  Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

3 de abril de 2015

AUNQUE VIVÁIS CÓMO PAGANOS UNA PALABRA SANTA QUE ME ELEVÉIS EN EL DÍA ME CONSOLARÍA DE TANTA INDIFERENCIA



Hijos Míos, conmemoráis en estos días la Pasión que por vosotros y para Mi Padre Eterno padecí en Mi Cuerpo y en Mi Alma, y solo un mínimo de fieles la meditan, la agradecen, y la valoran. Yo, Jesús, os hablo.

Pero Yo os amo a pesar de vuestra indiferencia, y constantemente medio a Mi Padre Eterno por vosotros, para que no lleguéis al final de vuestras vidas con las manos vacías de méritos y el alma enfangada en el pecado de muchos años. Pero hijos, aunque viváis cómo paganos, una palabra santa que me elevéis a lo largo de vuestro día, una plegaria, una alabanza, Me consolaría de tanta ignominia y de tanta indiferencia que hay en las almas, incluso de los fieles católicos, que piensan más en sus intereses materiales que en las cosas espirituales de salvación eterna.

Por eso, os pido que abordéis un poco vuestra desidia espiritual con un acto de amor de vuestra voluntad, aunque no tengáis el sentimiento, con la voluntad Me basta y si Me decís: Jesús yo creo pero  aumenta  mi  fe  que ya ves que  apagada  está, Yo  os  escucharé y haré lo que Me pidáis. Yo, Jesús, os hablo.

Sé que algunos quisierais ser más fervorosos y más entregados a Mis cosas, pero que os aburren, por eso, os pido que elevéis vuestras plegarias a Dios en vuestras actividades cotidianas y Me pidáis ayuda, porque Yo escucho siempre lo que Me decís, aunque no siempre os dé una pronta respuesta. Paraos un poco a lo largo del día y haced silencio en vuestro interior y exterior, para que pueda Mi Santo Espíritu penetraros en el alma y obrar en vosotros. Pasáis todo el día ocupados en cosas, y cuando tenéis un tiempo para relajaros, lo hacéis viendo la televisión o con música a todo volumen, y no es posible que Mi Santo Espíritu penetre en vuestras almas para inspiraros y guiaros en vuestros pasos a dar. Yo, Jesús, os hablo.

Quien dio todo por vosotros Sangre y Vida por salvaros ¿no os dará lo que le pidáis por esa misma intención? Sé que muchos sois conscientes de que vais por malos caminos, y por eso mismo, tenéis que acudir a Mí y pedidme que no os deje en manos de los peligros del mundo y de Mi enemigo mortal.  Yo, Jesús, os hablo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica