Tantas veces como reclamamos justicia y reinvindicamos nuestros derechos, tambien Dios tiene sus derechos que son deberes para con nosotros. Fue Jesucristo quien nos dijo: Dad a Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del Cesar. Pues tomemos nota y cumplamos lo que a Dios le corresponde que le demos: AMOR, ADORACIÓN, GRATITUD Y REPARACIÓN.



19 de abril de 2014

ALEGRAOS CON LOS BIENAVENTURADOS DE MI RESURRECCIÓN Y QUE VUESTRO ALELUYA SEA UN ALELUYA PERPETUO





Hijos Míos, Yo el Redentor del mundo he vencido a la muerte. Yo, Jesús, os hablo.

Hoy es el día de Mi Resurrección y Yo, hijos Míos, con Mi muerte y Resurrección he vencido al pecado y a todos los demonios del Infierno, porque he muerto por amor a vosotros y por restaurar la gloria de Mi Padre que el pecado original le había quitado. Yo he reparado la gloria de Mi Padre y además os he devuelto el Cielo que habíais perdido por el pecado original, ahora quien se condena o se salva es por su voluntad, aunque hijos, Mi gracia nunca os faltará para salvaros y para vencer el pecado y las tentaciones. Yo, Jesús, os hablo.

Gran día es hoy  que resucité y se convierte el sufrimiento en gozo y la Pasión en gloria para el Cielo y salvación para las almas. El sufrimiento aceptado y ofrecido vence el pecado y, hace que el alma crezca en santidad. Un sufrimiento mal llevado, sin resignación o renegando, no solo no da gloria a Dios sino que tampoco ayuda a quien lo padece, porque todo lo que se haga sin voluntad propia, sin poner la adhesión a la voluntad de Dios voluntariamente, no da gloria a Dios ni santifica. Yo, Jesús, os hablo.

Si Yo os exigiera padecer pero no os hubiera dado ejemplo, no Me tomaríais en serio, por eso, lo que se predica de palabra, se debe hacer también con el ejemplo, porque bien decís vosotros que las palabras mueven pero el ejemplo arrastra. Mi Madre está gozosa hoy en Mi Resurrección porque Ella sabe que ya no volveré a morir, y sabe, que he vencido al pecado y que he abierto las puertas del Cielo, porque hijos, no quise abandonaros a vuestra suerte, y Mi misericordia y la de Mi Padre Eterno os alcanzó a todos, aunque muchos rechazareis estos dones, estas gracias, porque no las creéis, y si las creéis las menospreciáis. Yo, Jesús, os hablo.

Alegraos con los Ángeles y bienaventurados en este día gozoso de Mi Resurrección y que vuestro aleluya sea un aleluya perpetuo, porque todo verdadero cristiano debe alegrase con este misterio, el cual  confirma y asienta que vuestra fe no es vana y que es verdadera (1 Cor 15,14). Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a  todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.




17 de abril de 2014

DEBÉIS VIVIR EN ESTADO DE GRACIA QUE ES EL ARMA MÁS EFICAZ PARA COMBATIR AL MALIGNO



Hijos de Dios, soy San Miguel Arcángel quien os habla, Príncipe de la Milicia Celestial y opositor absoluto de Satanás a quien él teme y huye.

Todo aquel que Me invoque que me tenga devoción, que me ofrezca coronillas o novenas, será protegido del Maligno porque él no puede soportar que se me honre y que se acuda a mí. Yo, Miguel Arcángel, os hablo.

Son tiempos muy difíciles los que estáis viviendo. En el Cielo nos hacemos cargo de ello, porque hijos, el mal se ha expandido de tal forma que sus dimensiones son inmensas y sus frutos funestos para las  almas, para la sociedad y para todo el mundo.

Debéis vivir en estado de gracia que es el arma más eficaz para combatir al Maligno, después si al vivir en gracia os acorazáis con novenas, coronillas, lecturas, etc. entonces fomareis en vuestras almas una armadura muy grande que impedirá al Maligno entrar, aunque hijos de Dios, lo intentará una y mil veces. Yo, Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia Celestial, os hablo.

Vivís en estos días los grandes misterios que el Hijo del Altísimo protagonizó en la Tierra. Es para vosotros una gracia muy grande poder adentraros en esos misterios, vivirlos y ofrecerlos por el bien de las almas. El Padre Celestial mira benévolamente a quienes meditan la Pasión de Su Hijo, Su amor, Su entrega, Su paciencia, Su silencio y todo Su sufrimiento, por tanto, mejor escuela que esa no vais a tener.

¡Cuánto os duele el sufrimiento ajeno! y rezáis por vuestros contemporáneos o familiares que lo sufren, pero no os duele la Pasión de Jesús porque creéis que ya pasó y la superó. No almas, no, en el Cielo todo es presente y Su Pasión sigue actual, por tanto, meditad en ella, como si hoy la estuviera pasando, porque Su sacrificio es perpetuo y eterno. Yo, Miguel Arcángel os hablo y os instruyo. Que la paz del Altísimo y el  amor de la Inmaculada esté siempre con vosotros.

14 de abril de 2014

PRONTO VIVIRÉIS LOS MISTERIOS DE MI REDENCIÓN Y NI TODAS LA MENTES JUNTAS PUEDEN COMPRENDER EL TESORO INFINITO QUE ES MI REDENCIÓN


Hijos Míos, Soy Jesús de Nazaret quien os habla, Vuestro Redentor. Pronto viviréis los misterios de Mi Redención y os digo, ni todas la mentes juntas de los cristianos, ni aun siquiera de la Humanidad entera, pueden alcanzar a comprender el tesoro infinito que es para todos Mi Redención.  Y lo que más nos duele en el Cielo es que muchas almas se perderán y no aprovecharan Mis sufrimientos. Yo, Jesús, os hablo.

Yo no os pido que entendáis más de lo que vuestra inteligencia alcanza, os pido que creáis, porque en el Cielo los Ángeles y bienaventurados se maravillan eternamente de hasta donde llegó Mi amor, y es por mi amor y mi sacrificio perpetuo, que Mi Padre Celestial frena de males muy grandes que vendrían a esta Humanidad pecadora, porque Él cuando contempla Mi amor (hacia las almas), Se aplaca y todo lo soporta mirándome a Mí que Soy Su Hijo predilecto. Yo, Jesús, os hablo.

Esto lo habéis oído muchos de vosotros desde pequeños y ya no os hace ni efecto, porque las cosas os la explicaron mal o mediocremente, por eso, aunque lo oís no os dice nada, y sin embargo, si un familiar o un amigo hiciera cualquier cosa por vosotros como donaros sangre, o prestaros un dinero, lo alabaríais el resto de vuestras vidas. Sí, hijos sí, así sois vosotros, que alabáis a quienes os hacen un poco de bien, muchas veces por compromiso  o por interés, y a  Mí ni Me consideráis, después de todo lo que hice por vosotros para salvaros y abriros las puertas del Cielo. Yo, Jesús, os hablo.

Por eso el dolor tan grande que es que las almas se pierdan y se pierdan eternamente, porque hijos. ya no hay retorno del Infierno, el que entra en el permanecerá allí eternamente, y parece que esto  no os importa. ¡Ay hijos! que dolor para mi Madre ver que Mis dolores a tantos no aprovecharan, porque voluntariamente no desean nada Conmigo. Yo, Jesús, os hablo.

Yo busco a la oveja perdida, aquellas almas que nunca Me blasfemaron, ni Me rechazaron pero que viven en un estado de letargo espiritual porque tampoco nadie las asesoró ni les habló de Mí. Yo las busco y nos la dejo morir en desgracia eterna, así que hijos, tratad de darme a conocer como es conveniente, poniendo todo el énfasis y el amor correspondiente a Mi Redención santísima que tanto aplacó la ira de Mi Padre que aun hoy en el presente del Cielo, la misma hace que El tenga misericordia de las almas y aplaque el rigor de su justicia. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.




10 de abril de 2014

ACUDID A MI MADRE EN ESTE MES DE MAYO HONRÁNDOLE, PORQUE LO QUE HAGÁIS POR ELLA REPERCUTIRÁ EN EL CUERPO MÍSTICO


Hijos Míos, Me comunico con vosotros por este medio y os envío Mi mensaje de amor, porque siempre hijos Míos, os hablo movido por el inmenso amor que os tengo. Yo, Jesús, os hablo.

Deseo que honréis más y mejor a Mi Santa Madre, su devoción os trae inmensas gracias que Yo he querido asociar a Ella. Quien ama a Mi Madre Me ama a Mí, porque Ella y Yo formamos parte de un solo Corazón. Ambos Corazones, el de Ella y el Mío, son como si fuera uno solo, y tanto Su Corazón lleno de gracia como el Mío, tienen para las almas el mismo poder y efecto. Yo, Jesús, os hablo.

Yo no he reducido nada (de gracias) al Corazón de Mi Madre con respecto al Mío, por eso hijos, lo que le deis a Ella Me lo dais a Mí y Ella que es Madre de las almas, por todos pide, tanto en particular como en general. Yo, Jesús, os hablo.

Fomentad las devociones de Mi Santa Madre, no solo el Rosario que es la devoción reina, sino los dolores y los gozos, las letanías, la consagración y demás, porque hijos, todas ellas están colmadas de gracias muy grandes para el alma y para las familias, y también para vuestros difuntos del Purgatorio. Yo, Jesús, os hablo.

Pero os recuerdo que las cosas de Dios deben hacerse en estado de gracia, porque si no su efecto sería nulo o casi nulo. Si tenéis el alma manchada de pecados que no queréis erradicar, luego pretendéis que porque recéis el Rosario consigáis grandes gracias, y no es así hijos, debéis vivir de acuerdo a los Diez Mandamientos y Leyes de Dios, si bien, si un pecador  reza  de corazón, sus buenas disposiciones suelen ser canal eficaz para conseguir la gracia de Dios y su retorno a Él. Yo, Jesús, os hablo.

Así pues hijos Míos, hijos de Mi Madre Santísima, acudid a Ella en este próximo mes de mayo y hacedle novenas, las flores del mes de mayo dedicado a Ella, honrándole en ese mes, porque también lo que hagáis por Ella repercutirá favorablemente en el Cuerpo Místico y todo será un bien inmenso para el mismo a través de María, como a través de Ella Yo vine a la Tierra. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.